“BARAJA EN RENOVACIÓN”

El carrusel de directores técnicos en el fútbol mexicano sigue girando y contrario a otras épocas lo hace en un sentido de congruencia que finalmente, después de ver las mismas caras en los banquillos de nuestro balompié la baraja se encuentra en un proceso de renovación.
El ejemplo de Rafael Puente del Río caló hondo de forma positiva en el entorno futbolístico nacional y obligó a los entrenadores consagrados, a seguirse preparando y no dormirse en sus laureles. El ahora técnico de los Gallos de Querétaro, representa una bocanada de aire fresco y una inspiración para aquellos que adpiran a dedicarse a esa noble pero compleja labor, pues con su desparpajo, descaro y atrevimiento táctico y desafió a lo establecido.
Sorprendente ha resultado el rendimiento de Robert Dante Siboldi, que en su primera oportunidad como máximo responsable de la dirección técnica en primera división tiene instalado al Santos Laguna en la final de la Liga MX, mostrando un fútbol sólido y ofensivo.
El caso de Marcelo Michel Leaño, es quizás el más enigmático de todos, pues sin haber jugado profesionalmente, ya cuenta con experiencia en los despachos de Estudiantes Tecos y Chivas y tiene  rodaje en la liga de ascenso. Tras su paso por Coras Tepic y Venados de Yucatán, el gran papel realizado con el Zacatepec, le abrió las puertas del Necaxa, uno de los clubes de mayor tradición en México, luego de la abrupta salida de Ignacio Ambriz. Su bandera no es otra que su ideología Menotista y la similitud de pensamiento con Johan Cruyff, además de su empoderamiento hacia el aspecto humano.
Con 31 años, Leaño es ya el entrenador más jóven en la historia del máximo circuito, esto es un arma de doble filo, pero si sabe canalizarlo, explota las virtudes de un plantel que cuenta con jóvenes virtuosos y logra coincidir conceptualmente con los futbolistas, podrá reflejarlo hacia la tribuna y los buenos resultados vendrán solos.
Gerardo Espinoza cierra esta lista. Producto de la irregularidad del Atlas, los técnicos no han salido bien librados de estos vaivenes futbolisticos en los que gracias a malas decisiones, hoy los tienen sumergidos en la medianía de la liga. La sallida de Rubén Omar Romano al inicio del Clausura 2018, generó que Gustavo Guzmán, presidente de los Zorros, volteara a ver a Espinoza, jugador de la entidad tapatía en la última etapa gloriosa del club, mientras Ricardo La Volpe era el entrenador y los llevó a la final del campeonato, misma que perdieron ante Toluca en 1999.
Claramente la brecha se ha acortado y en la vida como en el fútbol, hay que tomar las oportunidades. Algo que pudo influir en los directivos para apostar por caras nuevas en la dirección técnica, es el hecho de que no no habrá descenso en los próximos dos años y eso puede ser la parte positiva de esta determinación, por fin la baraja se renueva.

– CONTRAGOLPE

Por : Rafael Moreno.
“BARAJA EN RENOVACIÓN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *