“Afortunadamente Messi nunca será como Maradona “.

Por: Rafael Moreno/Contragolpe
Twitter : @rmorenoimagen
Si existe un futbolista que durante el Mundial de Rusia 2018, ha sido altamente cuestionado y criticado descarnizadamente, ese no es otro que Lionel Messi. Así es, el mismo que metió a la selección argentina a la justa mundialista en el último partido eliminatorio ante Ecuador,  y que logró la misma gesta ante Nigeria para clasificar a octavos de final del magno evento del orbe.
“Un gol en tres partidos, un saldo paupérrimo para un jugador de dimensiones insospechadas, que dice ser el mejor del mundo”:Ese es el análisis simplista que la mayoría de los medios argentinos e internacionales realizan y que siempre termina con la irremediable comparación entre La Pulga y Cristiano Ronaldo. Una vez más el crack del Barcelona, le salvó las papas del fuego a un país ingrato y que poco lo ha valorado, mención aparte para Marcos Rojo, otro caso que despierta animadversión, y que contrario a los pronósticos,  se vistió de héroe.
A partir de ahora, comienza un nuevo torneo para Argentina, así como la oportunidad para Jorge Sampaoli y Lionel Messi para reinventarse a través del buen juego, del liderazgo, del criterio y claro, de los genes caracteristicos del país sudamericano, que los hacen no bajar nunca los brazos y luchar hasta el final.
Es imposible saber lo que ocurrirá y más en esta Copa del Mundo, donde las sorpresas han estado a la orden del día, sin embargo, es claro que la albiceleste genera un entorno de amor y odio alrededor, de amigos y enemigos, que entienden que en pro del espectáculo, la presencia del representativo dos veces campeón del mundo, resulta indispensable en esta etapa definitiva.
Desde la irrupción de Lionel Messi en su selección, la comparación con Diego Armando Maradona, ha sido algo con lo que el 10 ha tenido que vivir. Mundial tras mundial, la presión invade a Lio para que cargue con un equipo que no ha estado a su altura. El propio Pelusa salió al paso de las comparaciones y cobijó a Messi diciendo :”Yo volteaba y tenía a Valdano, tenía a Burruchaga y jugaban para mí, Lío en cambio está solo, sus compañeros no lo apoyan”.
En mi opinión, en este afán de hacer rivalizar al rosarino (Lionel Messi), con Maradona no tiene sentido, pues considero que ese debate habría que llevarlo también fuera de la cancha, y si bien en ella Diego aventaja a Messi, con dos finales en mundiales, y el título de campeón en 1986, fuera del rectángulo verde Maradona ha quedado retratado muchas veces con escándalos y adicciones. Prueba de esa conducta tan disipada, es el comportamiento del ex jugador en Rusia, donde ha salido en estado inconveniente de los estadios y que han querido maquillar argumentando problemas de salud, salidas de tono con declaraciones desafortunadas, peinetas y señas obscenas, en fin, todo un catálogo de improperios. Messi, si bien ha sido víctima de malos manejos económicos que le han traído apuros con la hacienda española, fuera de eso es lleva una vida sencilla, terrenal y con un sentido humano que definitivamente repercute positivamente en su rendimiento. Tranquilo Lio, haz lo que sabes, que afortunadamente nunca serás como Maradona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *